ANOMAL√ćA EN LA TEMPERATURA

Seg√ļn las agencia meteorologicas, una anomal√≠a clim√°tica se puede definir como la desviaci√≥n del valor de un elemento del clima respecto a su valor normal o valor de referencia, o tambi√©n como la diferencia entre el valor de un elemento clim√°tico en un lugar determinado y el valor medio de dicho elemento promediado sobre el paralelo (c√≠rculo de latitud) de ese lugar.

Cuando se habla de temperatura, se refiere a la diferencia entre la temperatura observada ese a√Īo y una temperatura de referencia. Por tanto una anomal√≠a positiva indica que la temperatura observada es m√°s caliente que el valor de referencia, mientras que una anomal√≠a negativa indica que la temperatura observada es m√°s fr√≠a que el valor de referencia.

En Sudam√©rica podemos decir que en estos √ļltimos cuatro a√Īos hemos dado con temperaturas r√©cord en M√©xico, temperaturas r√©cord en Uruguay y Argentina, temporada de huracanes m√°s activa en el Atl√°ntico.

A nivel global el 2017 fue el tercer a√Īo m√°s c√°lido desde los comienzos de los registros en 1880.

RIESGOS OCASIONADOS POR ANOMAL√ćAS EN LA TEMPERATURA

La regi√≥n de Am√©rica Latina y el Caribe es altamente heterog√©nea. Esta zona es extremadamente susceptible a los ciclones tropicales y a los fen√≥menos exacerbados de El Ni√Īo, as√≠ como al aumento de los niveles del mar, el derretimiento de los glaciares andinos, el aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones de las precipitaciones.

La población pobre de las zonas rurales que depende de una base de recursos naturales es particularmente vulnerable a los impactos del clima sobre la agricultura de subsistencia y los servicios ecosistémicos.

Las poblaciones pobres de las zonas urbanas que viven en costas, llanuras aluviales y pendientes pronunciadas son especialmente vulnerables a los fenómenos de precipitaciones extremas y a los impactos de las olas de calor sobre la salud.

Los sistemas agrícolas de producción intensiva de granos en el sector sur de la región se alimentan, principalmente, de las lluvias y, como resultado, son susceptibles a las variaciones de las precipitaciones y la temperatura.

En las regiones andinas, las viviendas construidas sobre los terrenos pronunciados quedan expuestas de manera crítica a flujos superficiales de tormentas, inundaciones por el deshielo de glaciares y desprendimientos de tierra.

Los residentes de zonas costeras, en especial de la regi√≥n del Caribe, enfrentan riesgos de perder los servicios ecosist√©micos y los medios de subsistencia debido a la degradaci√≥n de los ecosistemas marinos, de perder refugios f√≠sicos a causa de la degradaci√≥n de arrecifes, las inundaciones costeras, los da√Īos de infraestructuras en estado cr√≠tico), y amenazas para el agua dulce provenientes de la intrusi√≥n salina a causa del aumento en el nivel del mar.